vivir sin sentir

Levantó la mirada sin esperar demasiado. Estaba rodeada de un paisaje inimaginable y ni siquiera era capaz de apreciarlo. El canto de los pájaros se intercalaba con el rumor del viento, pero para ella solo existían sus pensamientos, esa voz que cobraba más fuerza que cualquier imagen o sonido que pudiera percibir. Qué raro era vivir sin sentir.

Anuncios