Adiós

Andrea López Zanón.- Todo estaba oscuro cuando escuchó la voz de aquella mujer, una voz femenina y atractiva que acariciaba sus tímpanos y la despertaba de ese sueño extraño en el que se había adentrado. No entendía muy bien qué ocurría. Su mente se encontraba en un estado de quietud y tranquilidad que todavía la llevaba a sentir con más intensidad la presencia de aquella voz casi palpable. Volvió a escucharla por segunda vez, aunque continuaba sin entender las palabras que pronunciaba. Para Eva, en ese momento, solo existía aquel hilo casi musical que la absorbía y conseguía trasladarla a un mundo en el que nada importaba, en el que solo estaban ella y aquella mujer misteriosa que todavía no se había dejado ver. Sigue leyendo

Solo por ellos

Andrea López Zanón.- La ciudad dormía plácidamente mientras el ligero aire nocturno de agosto agitaba las hojas de los árboles. Lejos quedaban los coches, la gente, el tráfico, el murmullo del estrés y la mirada perdida del mundo. A pesar de todo, Eva continuaba sentada bajo la ventana. Los días habían pasado lentos después de aquel trágico verano, después de las lágrimas, las heridas, la torpeza de los sentimientos y la vulnerabilidad de su cuerpo. Sigue leyendo

La fuerza de la voz

Andrea López Zanón.-  Coge el coche, si ya… ¿Qué más da?

Depresion

Está lloviendo. No te gusta nada que llueva. Pero no podrás hacer nada para cambiarlo.

Acelera. ¿O quieres estancarte también en el asfalto?

Es un pueblo precioso, ¿verdad? Que verdes están los árboles en la calle. Cómo brillan a pesar de la ausencia del sol… emiten una energía especial, de esa que hace que te dé gusto mirarlos, que incluso parezca que te transportan al secreto de la vida,  a la esencia de la misma, a la magia… todo aquello que tú has perdido solo por ser tú.
Sigue leyendo