¿Cómo no iba a enfadarse?

La culpa es mía. Solo mía. Ya no me acuerdo de la última vez que hice las cosas bien. El café lo sirvo frío. La cena la quemo demasiado. Y la ropa siempre se queda mal planchada. Él se enfada. ¿Cómo no iba a enfadarse? Sigue leyendo

Anuncios