No hace falta

Sopló las velas con todas sus fuerzas, pero aquellas llamas chispeantes ni siquiera se movieron. Miró a su alrededor en busca de algún invitado. Aunque hacía varios años que no tenía ninguno su esperanza se mantenía intacta. Sigue leyendo