Una promesa de hidrógeno y helio

              

– ¿Y por qué se hace de día y de noche, papá?

– Porque la Tierra gira alrededor del sol, mi vida.

– ¿Y por qué vuelan tan alto los pájaros, papá?

– Porque baten muy fuerte sus alas, y aprovechan el aire para poder llegar hasta el cielo, cariño.

– ¿Y ellos tocan las estrellas, papá?

– ¡No! ¡Las estrellas están lejísimos!

– Pues yo las veo muy pequeñitas. – la niña fija su mirada en un punto perdido de la calle y muestra un rostro seguro y orgulloso, creyendo que su padre, con aquella respuesta, estaba equivocado. – Pero, papá, ¿de qué están hechas las estrellas?

– Cecilia…- el padre se acuclilla delante de la pequeña y le acaricia las mejillas con una amplia sonrisa.- Creo que haces demasiadas preguntas. Nadie sabe de qué están hechas las estrellas. ¡No podemos ir hasta ellas para averiguarlo! Sigue leyendo

Anuncios