El Ámbar y el Supóforo

El color ámbar, de por sí, no es un color bonito. Y no me mires así. Lo sabes tan bien como yo. Pero coño, pues es necesario. Más de lo que pensamos. Aunque necesario en determinados ámbitos, ¿eh?, no nos vayamos a emocionar. Y es que una sudadera de color ámbar, mostaza o caca de paloma con indigestión no resulta agradable a la vista humana. Por no hablar de esos pantalones imprimidos en escupitajo de Homer Simpsons (por lo del color ámbar, mostaza, o caca) que tanto se llevan ahora. Pero bueno, esa es otra historia. La cuestión: que el ámbar es necesario. Sigue leyendo

Anuncios