¡Feliz Navidad!

Que año tan duro. Quizá el más duro de mi vida. He perdido a mucha gente. No porque hayan salido de mi vida y sigan la suya alejadas de mi. Las he perdido porque han dejado de vivir. Esas son las que más duelen. Cuando era pequeña solía pensar que la vida nunca termina. Que la muerte solo se lleva a aquellos que lo merecen. Pero obviamente eso no es verdad. Y este año me lo ha demostrado. Sigue leyendo