Jóvenes cualificados en busca de futuro: ¿Fuga de cerebros?

Cada vez son más las personas que deciden dejar España y buscar mejores condiciones de vida en otros países. Aunque el número de habitantes haya descendido en la sociedad española algunos investigadores opinan que el número de personas cualificadas que abandonan el país es muy pequeño, por lo que no están de acuerdo con que se esté produciendo una “fuga de cerebros”. A pesar de todo, la emigración es una práctica cada vez más realizada y extendida en la sociedad que acarrea notables consecuencias negativas para la economía del país.

Andrea López Zanón.- Laura es una joven valenciana de 28 años licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia. Es la mayor de tres hermanos y en su casa tan solo entra el sueldo de su padre, que trabaja como conductor de autobuses en la EMT. Al igual que otros muchos españoles, sus padres decidieron comprar una casa a través de un crédito hipotecario hace ya ocho años. Por aquel entonces, su madre trabajaba en una inmobiliaria y no tenían apuros económicos. Con el estallido de la crisis, apenas tienen para pagar la hipoteca y mantener a la familia. Sigue leyendo

Anuncios

¿Fuga de cerebros?

Cada vez son más las personas que deciden dejar España y buscar mejores condiciones de vida en otros países. Aunque el número de habitantes haya descendido en la sociedad española algunos investigadores opinan que el número de personas cualificadas que abandonan el país es muy pequeño, por lo que no están de acuerdo con que se esté produciendo una “fuga de cerebros”. A pesar de todo, la emigración es una práctica cada vez más realizada y extendida en la sociedad que acarrea notables consecuencias negativas para la economía del país.

Andrea López Zanón.- Laura es una joven valenciana de 28 años licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia. Es la mayor de tres hermanos y en su casa tan solo entra el sueldo de su padre, que trabaja como conductor de autobuses en la EMT. Al igual que otros muchos españoles, sus padres decidieron comprar una casa a través de un crédito hipotecario hace ya ocho años. Por aquel entonces, su madre trabajaba en una inmobiliaria y no tenían apuros económicos. Con el estallido de la crisis, apenas tienen para pagar la hipoteca y mantener a la familia. Sigue leyendo