Conciencia muerta

Con las manos empapadas se acarició la frente. El agua estaba fría. Casi gélida. Y eso le encantaba. La bocanada de vida que le entraba por los poros de la piel la ayudaba a borrar de su cabeza todo lo que había vivido durante la noche anterior. Sigue leyendo

Anuncios