Tauromaquia: arte y tradición no son suficientes

 

Publicado en el número de septiembre del periódico local Infotúria:

Todo el mundo lo mira. Gritan cosas que no entiende y hacen gestos violentos contra él. Alguien le propicia un fuerte golpe en una de las extremidades. ¿Qué está pasando? Un calor abrasador le inunda la cabeza. No entiende nada. Está aturdido. Y la única escapatoria que tiene es correr de un lado para otro mientras le tiran objetos desde los balcones. Hay mucho ruido y huele a humo. Un humo que no le deja respirar. Solo le queda defenderse. Defenderse con sus  cuernos del otro animal que tanto daño le está haciendo. Sigue leyendo

Anuncios