A cambio de una caricia

Inventaba mil historias. Y cuando no era una era otra. Pero siempre existía algo capaz de caducar su existencia y exprimir hasta el último de sus esfuerzos sus ganas de vivir. Ni siquiera se daba a sí misma la oportunidad de cambiar. De ser feliz. De transformar toda aquella bocanada de negatividad para poder dejar atrás sus quimeras. No. Ella no se lo merecía. Sigue leyendo

Anuncios