¿Qué eres tú?

Yo, que no soy nada y lo soy todo. Yo, que llevo siglos habitando este lugar, nunca me he atrevido a formular palabra. Ahora, que siento en mis entrañas el peso de una larga y dolorosa vida, me planto aquí, delante de ti, para hacerte llorar. Sí. Hacerte llorar. No veo que tanta maldad merezca otra cosa. Sigue leyendo