Que no, que yo no aplaudo: los médicos no son héroes

Estoy harta.

“España es un gran país”. “Vamos a salir de esta unidos”. “Somos grandes”.

Y una mierda.

Últimamente ver la televisión es como ver una versión destilada del NO-DO. Nos venden lo que a mí me gusta calificar como las bondades del ejemplar ibérico. Es decir: el español o la española ejemplar que confía en su nación; que ejerce ese optimismo cínico al que, subliminalmente, nos instan los anuncios de televisión, las redes sociales, los mensajes en cadena o la mayoría social; y que sale a aplaudir cada día a las ocho de la tarde por los sanitarios cuando, en la cita médica que tuvo hace dos meses, despotricó contra el personal administrativo por los retrasos en la consulta y miró por encima del hombro a la enfermera que salió a llamarla a la sala de espera.

Si algo me está enseñando este periodo de confinamiento es que, a parte de una pandemia por coronavirus, también padecemos otra por hipocresía. Llamadme dramática. En realidad, me gusta serlo. Pero todos lo sabemos: lo único que nos une en esta cuarentena es el miedo a morir, no el compromiso social para con el personal sanitario, los trabajadores y trabajadoras de comercios de primera necesidad o los y las repartidoras. Solo el miedo por nosotros mismos. Un miedo individual convertido en colectivo y sublimado en anuncios de televisión patrióticos. Toda una estrategia.

Hace no demasiado tiempo, escuché al presidente del Gobierno afirmar que el personal sanitario era nuestra primera defensa en esta guerra que España lucha contra el coronavirus. En mi mente se abrió un escenario apocalíptico, más sangriento que el que estamos viviendo: surcando las aguas de todos los mares que rodean el país, entraban monstruos enormes y de afilados dientes para devorarnos uno a uno. Pedro Sánchez, en el centro de Madrid, lejos de las aguas, agitando con la mano derecha una enorme batuta y ordenando que nos quedemos a salvo en casa. El personal sanitario, con taparrabos y antorchas, construyendo una gran muralla humana contra esos temibles monstruos marinos. Y en la tele, mensajes del gobierno, de las televisiones privadas y de grandes compañías telefónicas dando la enhorabuena a los que nos quedamos en casa haciendo videollamadas y alimentando el peligroso discurso del héroe.

No. Amigas y amigos. Las personas que trabajan en el sector sanitario no son héroes. No son nuestra primera barrera contra el coronavirus. No son las que tienen que dar la vida por el país. Son trabajadores y trabajadoras que están viéndose obligados a cumplir con sus labores sin las herramientas necesarias. Y no está en juego el informe de las ocho, o la reunión de mañana con unos vendedores de cualquier país del mundo. No. Lo que está en juego son sus malditas vidas y las de las personas con las que comparten techo.

Lo siento, pero no voy a salir a aplaudir porque no pienso formar parte de este Gran Hermano Español (el de Orwell, no el de Telecinco) ni de esta vulneración de derechos. No voy a contribuir al discurso mediático, político y social de convertir en héroes a los que están haciendo su trabajo sin las medidas de protección que necesitan.

La gente dice que cuando todo esto pase ya no habrá normalidad a la que volver. Que nuestra estructura cognitiva social habrá evolucionado. Que aprenderemos a valorar las pequeñas cosas y nos nutriremos de una nueva filosofía de vida. Yo digo que eso es lo que se repiten los soñadores que, confinados en sus casas, necesitan una ilusión a la que aferrarse para encontrar el equilibrio espiritual.

En estas circunstancias hay que bajar a lo mundano y ser más tangibles. Me conformaría con que, después de esta crisis, el discurso del héroe sirviera para algo más que para anestesiar nuestro espíritu crítico. Sirviera para invertir en sanidad e investigación, para que dejemos de volcar en médicas, enfermeros, personal auxiliar y administrativo nuestra frustración por un sistema sanitario en ocasiones deficiente; para dejar de tratar como empleos de tercera aquellos que se desempeñan detrás del mostrador de una panadería, o en los almacenes de un gran supermercado, o repartiendo pedidos con una furgoneta. Me conformaría con que, después de esta crisis, aquellos empleados y empleadas que ahora salen por primera vez en los anuncios publicitarios y cuya labor ha pasado a ser esencial para el funcionamiento del país, continúen siendo igual de valorados que ahora.

7 comentarios en “Que no, que yo no aplaudo: los médicos no son héroes

  1. José Antonio Vázquez dijo:

    Estoy lamentable y totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Estáis trabajando en condiciones de una sanidad del siglo XVIII, sin medidas de protección y anteponiendo vuestra vida a la de los demás, gracias a la gentuza que nos han estado gobernando y desde 1978. Sisando y recortando todo lo principal y más necesario para la salud, educacion, economía y reparto equitativo de la riqueza que produjeron, producimos y seguimos produciendo todos los españolitos de a pie….
    Seguiremos reclamando siempre todo aquello que nos han quitado, incluso la dignidad que también nos la minan todos los días.
    Es vergonzoso que en España del siglo XXI sigamos como en el mozambique del siglo pasado.

  2. Luisa dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero yo, que vivo frente a la puerta lateral del hospital de Manises, a la que salen TODOS LOS DÍAS a las 8, mando menos, con sus batas, mascarillas, uniformes de trabajo, nos miran , a las personas que estamos en los balcones, nos saludan agitando sus manos, y yo se lo devuelvo entre lágrimas, saltan y yo salto, interactuó con ellos en la distancia. No les veo las caras, ni ellos a nosotros, pero no es necesario, les mando un beso y otro, me señaló el pecho y les mando mi amor, porque se ve, se nota y te transmiten esa necesidad de saber que apoyamos su esfuerzo diario, de estar en un puesto de trabajo con tanto riesgo, sin medios, pero hay están, porque me necesitan….YO SI SALGO A APLAUDIR A MI BALCÓN ♥️🌈. EL MAÑANA ES INCIERTO, SIEMPRE LO HA SIDO Y SIEMPRE LO SERÁ. YO APUESTO POR LAS PERSONAS HONESTAS😍👍

    • José Antonio Vázquez dijo:

      La verdad es que todo esto está generando sentimientos muy confusos. Pues oyes a unos y tienen razón, oyes a otros y también la tienen, te planteas que está pasando y te supera. El caso es que cuando todo esto acabe tendremos que volver más penurias…..paro, déficit económico, suicidios de nuevo, embargos, etc.
      Creo que ahí es donde deberemos de estar todos unidos defendiendo los intereses y las necesidades que se vayan generando en todos las clases sociales que vamos a padecer la próxima crisis. Y lo mínimo que podemos y debemos de pedir a nuestros gobernantes, sean los que sean, es que estén a la altura de la circunstancias por encima de los intereses particulares y partidistas.
      Seguro que no será así.

  3. pablo dijo:

    Hoy he tenido una bronca (otra) por defender los aplausos como forma de afrontamiento colectivo de una crisis, como medio para crear comunidad y redes de apoyo entre vecinxs, como via para abrir canales de comunicación olvidados debido a la atomización e individualismo extremo de las sociedades postcapitalistas, como momento para animarnos unxs a otrxs, de sentir que no estamos solxs y de apoyar a lxs trabajadorxs que están dado el callo por todxs. No solo no creo que sea hipócrita salir a aplaudir, sino que creo que es la manera de hacer una pedagogía necesaria en material de derechos sociales y de las políticas de cuidados. Creo que se está creando una conciencia social que tenemos que potenciar y no ridiculizar. Creo que los aplausos hacen posible la creación de muchas redes de apoyo mutuo que no se hubieran gestado sin éstos. Creo que los aplausos han ido más alla de un acto simbólico y se han tornado, al menos en mi barrio, en una acción comunitaria de primer orden. Así que sí, voy a seguir aplaudiendo para que los aplausos no se vacien de contenido, para que no sean otra herramienta más que generamos nosotrxs pero se acaba quedando la derecha patriótica de pacotilla, para ver a mis vecinas, saludarlas, preguntar que tal están y poder sentir esa cercanía y ese calor humano que nos falta tanto. Y para poner un temazo después y animar al barrio. Yo voy a seguir aplaudiendo.

    • María José dijo:

      Yo he salido a aplaudir, pero con el tiempo he comenzado a preguntarme, si esa fiesta no estará lavando la tragedia que están viviendo las familias de los casi 22000 fallecidos , los miles de enfermos que están sufriendo en la soledad más absoluta separados de todos sus seres queridos, y los miles de profesionales que se la juegan cada día dando lo mejor de sí mismos, sin medios de protección, sin esas mascarillas que van y vienen pero no llegan y esos, tan deseados, test que valen pero que no valen, que vienen, pero que los retiran por defectuosos. Por qué en otros países cercanos han sido capaces de hacer test masivos para proteger a las personas, y parar esta pandemia, y aquí todo sea un despropósito?
      De verdad que me fallan las fuerzas para el aplauso porque me invade una gran sensación de impotencia , de tristeza y de dolor compartido .

    • Javier gregorio beltran peres dijo:

      Hola soy Javier estuve viendo un programa de tv anoche del coronas virus y havian dado con una de sus medicinas y dieron con la que estaban dandoles a los enfermos y dieron con los medicamentos del coronas virus y son lo de asma los del evola y otro mas para el virus y se lo han dado a un paciente y mejoro hay que averiguar los que son para que sea una alluda para que no siga muriendo la poblacion hay que averiguar el programa que dieron del los dotores del japon que averiguaron estos medicamentos que les estan dando resultado esto puede ser una alluda para combatir esta pandemia gracias

  4. Pues lo has escrito tú, pero también lo he pensado yo, tampoco aplaudo, paso del show y de seguir a ” la masa” , es pura demagogia y no pienso formar parte de ella. Muy buen post, para mi la mayor verdad que has dicho: ” lo que nos une es el miedo a la muerte”, y me llamarán fatalista porque muy en el fondo no creo que la humanidad aprenda nada de esto, pero bueno…hay que tener utopías. Un saludo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s