Nubes y ruido

Siento nubes. Nubes densas, oscuras, de un gris oxidado tan metálico que las torna impenetrables. Están por todas partes. Absorben mis pensamientos y los convierten en ruido. Intoxican mis sueños, alimentan mis miedos, me transforman en preocupación y llanto. Se llevan mis ganas. Se las llevan y las devoran para hacerse más fuertes. Y los ojos me pesan, y la cara se me alarga, y los pies se me hunden a cientos de metros de distancia del resto de mi cuerpo. Las manos me tiemblan, caídas y aletargadas, y la mirada se me vacía contemplando el cielo gris. Mi gesto está asustado, con las cejas arqueadas cada vez más fuera del rostro, en mi cuerpo alargado que pierde gravedad. Ya no siente que está. Ya no siente que pertenece. Ya no sabe que es. Guardo silencio porque ninguna palabra tengo. Me quedo callada porque ahora soy nube. Nube gris. Nube metálica. Nube densa. Nube y ruido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s