El latido en la muerte

Una hoja entró por la ventana y cayó en mitad del escritorio, pero nadie en toda la oficina levantó la mirada de la pantalla del ordenador. Seguían aporreando sus teclados, absortos en datos y tareas que, carentes de cualquier sentido, solo servían para anestesiar su lado animal. Ella, sin embargo, se detuvo y miró la hoja con gesto contrariado. Hacía varios siglos que los árboles habían dejado de poblar la superficie de la Tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s