A medias

Habría deseado pegarse mil puñetazos. ¿Por qué no reaccionáis? Habría fracturado cada uno de sus huesos con la esperanza de sentir algo. ¿Por qué no despertáis?

Habría retorcido todos sus músculos anhelando una lágrima de dolor en sus pupilas. ¿Por qué no respondéis? Sus piernas habían muerto. Y él… él tendría que pasar el resto de su vida sintiendo tan solo la mitad de su cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s