Inconformistas

Pudo verse a ella misma hacía setenta años divirtiéndose entre aquellos juguetes. Pudo ver cómo se habían podrido, cómo se habían marchitado, cómo el resto de generaciones les habían dado la espalda. No lo entendía. Para ella ese lugar había sido algo más que su mejor cuento de la infancia. Para el resto simplemente un montón de chatarra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s