“Trece días”: la crisis de los misiles en Cuba y la Guerra Fría

trece-dias-13-diasLa Guerra Fría ha constituido el enfrentamiento político, ideológico, económico y social más importante del siglo XX. Comenzó después de la Segunda Guerra Mundial y duró casi 50 años, llegando a su fin en el 1991, cuando el bloque soviético se disolvió. Este gran conflicto supuso la confrontación de la esfera capitalista (EEUU) y la espera comunista (URSS), en una continua lucha por hacerse con la hegemonía mundial e instaurar su respectivo sistema socioeconómico. Ambas superpotencias, que habían aumentado su supremacía sobre el resto de países después de la Segunda Guerra Mundial, amenazaban con inmiscuirse en una gran guerra nuclear que les aseguraría la victoria, pero, a pesar de las tensiones y de las innumerables ocasiones en las cuales el mundo se encontró al borde del terrible precipicio, dicha guerra nunca llegó a producirse. En este contexto muchas regiones, sobre todo de Asia y África, sufrieron un gran proceso de descolonización que desembocó en el nacimiento de nuevos estados, los cuales sufrieron pronto las coacciones de las superpotencias para que pasaran a formar parte de banda. A pesar de todo, la extrema dedicación económica del estado soviético a los activos militares y tecnológicos desgastó en gran medida el sistema comunista, hecho que supuso el final de la Guerra Fría.

La película Trece días nos habla de la conocida crisis de los misiles en Cuba, que tuvo lugar en 1962 dentro de toda la creciente tensión causada por más de diez años de conflicto hegemónico entre las dos grandes potencias. Dirigida por Roger Donaldson, y teniendo como protagonistas a Kevin Costner, Bruce Greenwood, Dylan Baker, Steven Cult y Stephanie Romanov, el film muestra pronto el conflicto: el ejército de aviones espías de los Estados Unidos detecta la llegada de un cargamento no identificado a la isla de Cuba. Debido a la situación de creciente presión bélica, el presidente norteamericano, Jonh F. Kennedy (B. Greenwood), decide intervenir ante la posible unión de Cuba con la Unión Soviética. Pronto se descubre que el cargamento avistado lleva las piezas requeridas para montar una base de misiles nucleares en la isla, a tan solo 70 millas de las costas americanas, por lo que el presidente, desde la Casa Blanca, emprende acciones contra lo acaecido.

_50744645_51419154

El 22 de octubre queda declarado, por tanto, la alarma en todo el estado. Nadie podía adivinar que ese día tan solo era el primero de otros trece que supondrían la angustia mundial por la casi inminente guerra nuclear. En la película se muestra minuciosamente la congoja de los ciudadanos americanos, que queda recalcada con alguna imagen bélica de aviones militares sobrevolando los cielos y acechando desde el bando soviético. Con un gran sustento histórico, que sugiere un estudio profundo de este capítulo de la historia, Trece días enseña la preparación militar de los EEUU, así como de su enemigo, para tratar de hacer de la tensión de la crisis de los misiles de Cuba algo casi palpable.

A pesar de la presión a la que está sometido el presidente, pues las fuerzas militares y sociales antisoviéticas esperan impacientes a que el conflicto, por el momento no bélico, explote en una gran guerra, Kennedy cuenta con un gabinete de profesionales para ayudar en la toma de decisiones y en el intento de controlar la situación antes de que ésta pueda escapársele de las manos y desatar una gran desgracia. Este gabinete está constituido por personalidades históricas como Kenneth O’Donnell (Kevin Costner), el propio hermano de Kennedy, Robert, y el representante de las Naciones Unidas.

19252219.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Trece días retrata de manera muy fidedigna el ambiente de desasosiego del presidente y sus ayudantes. Se aprecia el complejo proceso de toma de decisiones y la inversión de toda la estrategia e inteligencia militar de los EEUU por encontrar una forma equitativa de solucionar el conflicto y poder evitar, de ese modo, la guerra.

A pesar del gran fondo histórico de está película, no se profundiza demasiado en las causas enfrentadas en el conflicto. La banda soviética y su posicionamiento no son explicados con exactitud, así como tampoco lo es la causa estadounidense. No obstante, el film concluye con el desmantelamiento de los misiles de la URSS en Cuba y con un profundo suspiro de los ciudadanos del mundo, que vuelven a ver la paz en el horizonte.

bloque-bipolarLa etapa de la historia en la cual se basa este film es, quizá, una de las más convulsas del último siglo. Después de la Segunda Guerra Mundial, todos los países europeos sufrieron un gran declive, aunque no ocurrió lo mismo con la Unión Soviética y los Estados Unidos, que se consolidaron pronto como los líderes de la política internacional. A causa de esta hegemonía compartida, el mundo quedó liderado por un sistema bipolar que enfrentó a dos bloques opuestos durante más de cuarenta años: el bloque oriental (URSS) luchaba por un sistema capitalista, totalitario y marxista; mientras que el bloque occidental (EEUU) defendía un sistema comunista, democrático y liberal.

La creciente tensión entre estas superpotencias no desencadenó en un conflicto bélico propiamente dicho, pues el miedo a que estallara una guerra nuclear que destruyera a ambos países hizo que se tomaran medidas extremas por intentar que eso no ocurriera. No obstante, la URSS y los EEUU buscaban la manera de asegurar su hegemonía y su seguridad, así como prepararse ante cualquier ataque. Para ello se esmeraron en conseguir armamentos, especialmente arsenal nuclear; ejercieron una fuerte presión sobre los países aliados y sobre el propio enemigo, tarea para la cual prepararon a activos militares encargados del espionaje y de tratar de desestabilizar el sistema político del enemigo; y se puso en marcha una gran propaganda ideológica para unir a los ciudadanos en una misma causa. Dentro de todas estas relaciones hostiles, la ONU quedó en mitad de los intereses de ambas superpotencias e hizo de intermediaria entre un país y el otro.

timthumb

La magnitud del conflicto llegó a ser tan grande que los bloques se vieron obligados a buscar apoyo y nuevas alianzas con otros países, que les cubrirían las espaldas en el caso de que la guerra estallara. Así pues, el bloque occidental constituyo en 1949 la OTAN (Organismo del Tratado del Atlántico Norte), que contaba con el apoyo de países como Italia, Francia y los Países Bajos. Los soviéticos, intentando restar poder a esta emergente alianza, firmaron el Pacto de Varsovia (Tratado de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua) con regiones como Alemania, Polonia y Bulgaria, entre otras.

Esta situación de tensión creciente pareció menguar cuando, en el año 1953, los nuevos dirigentes de los EEUU y de la URSS (Eisenhower y Nikita Kruschev, respectivamente) se abrieron al diálogo y a la negociación para apaciguar sus relaciones. El panorama internacional, por su parte, también había cambiado lo suficiente como para favorecer a la época denominada como “coexistencia pacífica”: los países del Tercer Mundo, sobre todo de zonas de África y Asia, que terminaban de conseguir su independencia de la metrópolis y rechazaban la colonización, pronto mostraron su voluntad de no involucrarse en el conflicto, constituyendo el movimiento de los países no alineados (Conferencia de Bandung y Conferencia de Belgrado); la URSS había construido la primera bomba atómica, lo que hizo que los Estados Unidos se replanteara sus acciones y votara por una relación más diplomática y serena por miedo a la temible guerra nuclear; y, por último, los bloques, tras más de diez años de inestabilidad y miedo, sufrieron conflictos internos que atentaban contra su propia cohesión y que les hacía perder fuerza y posición ante el enemigo. No obstante, esta nueva época de coexistencia pacífica contó con conflictos alarmantes como la crisis de los misiles en Cuba.

0920B8C4-15C7-4E2E-8AAB-B6F48F4D28AD_mw1024_s_n

Este acontecimiento, como bien se aprecia en la película Trece días, estuvo apunto de ser el detonante de las tensiones acumuladas desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Si bien al principio de esta etapa Cuba pertenecía a Estados Unidos, la llegada al liderazgo de Fidel Castro supuso la instauración de un régimen comunista. Los Estados Unidos, al ver como la isla se aliaba al sistema soviético, decidieron invadirla en Bahía Cochinos, aunque fue un intento fallido que provocó que Castro pidiera inmediata ayuda a la URSS. En octubre de 1962 llegaron misiles nucleares desde Rusia hasta Cuba, por lo que John Kennedy amenazó con invadir la isla a no ser que se retiraran los misiles. Tras algún tiempo de inestabilidad, la URSS, a mano de Kruschev, desmanteló el armamento de misiles. La situación llegó a ser tan crítica que ambas superpotencias se percataron de la urgente necesidad de abrir nuevas formas de dialogar sobre sus diferencias.

Una de las primeras muestras de conversación entre las superpotencias fue el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares de 1968; y es que mantener el cargamento armamentístico resultaba realmente costoso para las economías de los EEUU y la URSS, hecho que empezaba a hacer insostenible la situación, más el gran miedo a que este cargamento pudiera ser utilizado llevaron a ambos países a poner punto y final a la disuasión nuclear.

Tuvieron que pasar algunos años más para que la Guerra Fría acabara. En la década de los ochenta, los gastos ocasionados por la guerra de Afganistán y otros conflictos que internos que acechaban la región soviética hicieron que la economía del bloque oriental se estancara profundamente. Eso sumado a los movimientos pacifistas y antinucleares de la sociedad de la URSS que empezaron a denotar cierto carácter anticomunista dejaron al descubierto el poder de esta superpotencia. Con todo, y después de revoluciones democráticas en el bloque comunista, la caída del muro de Berlín y la unificación de Alemania, entre otros acontecimientos, se produjo, en 1991, la disolución del Pacto de Varsovia y la desintegración de la Unión Soviética.

noticia-se-cumplen-25-anos-de-la-caida-del-muro-de-berlin-01

La Guerra Fría había terminado, la política de bloques llegaba a su fin y los Estados Unidos se proclamaban primera potencia del planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s