Conciencia muerta

Con las manos empapadas se acarició la frente. El agua estaba fría. Casi gélida. Y eso le encantaba. La bocanada de vida que le entraba por los poros de la piel la ayudaba a borrar de su cabeza todo lo que había vivido durante la noche anterior.

En sueños. En unos sueños que prefería ignorar. Estaba cansada de andar persiguiendo algo que conseguía caducar su existencia. Sin embargo ese algo, ese deseo, esa voz silenciosa volvía a visitarla cada noche. Cuando sus ojos se cerraban y su conciencia moría durante algunas horas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s