Un sueño pasajero

No había planeado el encuentro con aquel poco conocido sentimiento. Pero apareció. Como de la nada. La envolvió con su sabiduría y la impregnó con esas ganas que a veces sientes que te faltan. Estuvo con ella durante una milésima de segundo.

Y cuando pudo reaccionar, intentando asimilar que por fin había conseguido conocer la felicidad, se esfumó. Se esfumó para siempre. Y en la atmósfera que creaba la tenue luz nocturna atravesando la ventana se quedó dormida. No esperaba que al día siguiente y durante el resto de su vida se preguntaría si aquel encuentro no había sido más que un sueño. Un sueño pasajero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s