RTVV: luchadores por las causas perdidas

Ante todo quiero que quede claro que no estoy de acuerdo con que Radio Televisión Valenciana se cierre en otro ejercicio caciquista de nuestro partido en el poder, el Partido Popular. No estoy de acuerdo por una sencilla razón: quedan vulnerados los derechos básicos de los ciudadanos, en este caso valencianos, como el derecho a la libertad de expresión y a estar informados. Además ofrece un servicio público, razón suficiente como para mantener abierta RTVV, ya que se supone que en un país desarrollado y dentro de lo que se conoce como Estado del Bienestar todos tenemos derecho a disfrutar de unos determinados servicios públicos que nosotros mismos mantenemos con nuestros impuestos.

Por otra parte también quiero que quede claro que me siento disgustada. Siempre que se cierra un medio de comunicación se cierra una ventana al mundo, un lugar donde transcurre la información, donde van y vienen las opiniones, donde se ventila nuestra democracia, y donde se explica al ciudadano qué pasa en cada momento. Por ello es de vital importancia que nuestro sistema cuente con medios de comunicación, ya que es el lugar donde la democracia se encuentra realmente viva.

Pero no puedo evitar asombrarme con la reacción de la opinión pública. Todo el mundo se siente decepcionado con el cierre de RTVV, y no es para menos, yo también me siento así, pero no es algo que no nos esperáramos, ni que no supiéramos que iba a pasar. Sin ir más lejos el pasado 20 de septiembre José Císcar, vicepresidente del Consell, afirmó que si el ERE se declaraba nulo, es decir, ilegal, se verían obligados a cerrar RTVV porque la Comunitat “no puede permitirse una televisión pública con más de 1.500 trabajadores”. Otro de los datos que nos conducían a la premonición de esta especie de Solución Final es la escasa audiencia de Canal 9, que a penas superaba el 9%.

Es imposible pretender que algún medio de comunicación, sea privado, público o de la naturaleza que sea se mantenga con tan poca audiencia. Y en parte en este aspecto somos nosotros los responsables. Responsables de no prestar atención a un medio que era nuestro. De mirar para otra parte. De sucumbir a las ofertas americanizadas de otros grandes medios: superproducciones, series de policías en Nueva York, etc. y no detenernos a pensar en la importancia que tiene poseer un medio autonómico. Es por ello que no me creo a las voces que se vuelcan con la causa de aquellos que se niegan el cierre de RTVV sin analizar las cosas con perspectiva. Y no me lo creo porque nosotros, por lo general, somos los primeros que no le hemos dado la oportunidad a este medio de lavarse la cara y empezar de cero, de lo contrario no tendría un 9% de audiencia (en los puntos álgidos).

Llegados a este punto creo que nos dejamos llevar por una especie de imaginario colectivo que siempre nos lleva a luchar cuando la causa ya está perdida. Me explico. Nunca he escuchado un comentario positivo hacia las emisiones de RTVV. Pero sí los he escuchado negativos, y muy negativos, haciendo alusión a su falta de neutralidad, al rastro excesivo de la ideología del Partido Popular en sus trabajos, a la falta del uso del valenciano en sus emisiones, a los programas televisivos centrados en las tradiciones valencianas sin intentar reinventarse y caminar junto a los tiempos actuales, y así podría estar días y días. Por mi propia experiencia y las valoraciones que han llegado a mis oídos, no solo de amigos o conocidos, sino de profesores y gente especializada en el ámbito de la comunicación, me da la impresión que ocurre lo mismo que cuando muere un gran artista, que nunca nadie se había detenido a escuchar uno de sus discos pero luego llena su habitación de fotos, se hace una camiseta, recopila toda la discografía y tiñe de negro su perfil en las redes sociales. Pues tampoco me lo creo. Me chirría. Y me chirría por todas partes. Ahora mire donde mire lo único que veo es a una RTVV valenciana divinizada.  Y la vida tampoco funciona de ese modo.

Vuelvo a insistir en que me siento decepcionada porque no deja de ser un medio de comunicación que se ve abocado al fracaso por la mala gestión de unos cuantos. Y como ya he remarcado un medio es el mejor disfraz de la democracia. Pero hay que ser conscientes de que el modelo de RTVV hace muchos años que dejó de ser el marco de un sistema de libertades. Esta cadena se fue convirtiendo en un altavoz del poder popular, en un arma política, en una herramienta más para convencer a los ciudadanos de que la derecha era la mejor opción. ¿Qué hay de profesionalidad en eso? No hay nada.

Pero yo continuaba albergando la esperanza, al igual que muchos de vosotros, imagino, de que consiguiera resurgir después de tanto vapuleo ideológico y económico. Tenía la falsa ilusión de que el inminente cambio político que protagonizará la Comunitat Valenciana en las próximas elecciones le daría a RTVV una botella de oxígeno, por pequeña que fuera, para continuar surcando bajo las aguas. A pesar de todo la esperanza no ha hecho que divinice a este medio, ni que me sorprenda su cierre, ni que deje de saber quiénes son los culpables.

Con toda esta exposición no pretendo ponerme de parte de unos o de otros. Soy consciente de que hay responsables en esta historia, y que el Govern, ahora mismo, y desde hace unos años, ha adoptado la corrupción como su mejor apuesta para hacer política, convirtiendo a la Comunitat en una auténtica mafia en la que RTVV también ha participado.

También siento pena por los trabajadores que se han quedado sin su fuente de ingresos. Y a veces me pregunto cómo habrán conseguido sobrevivir a tantas presiones por parte del poder. Pero esto es un pequeño ejemplo de lo mal que está la situación actual. Y no son los únicos que la sufren, ni mucho menos.

Está claro que duele ver cómo hay profesionales cualificados que han dedicado su vida a una empresa y ahora ésta le abre la puerta y le da una patada en el trasero. También está claro que es una injusticia el hecho de que por unos cuantos salgan perdiendo otros muchos. Pero este es el pan de cada día, y así será hasta que no produzcamos un cambio, pero un cambio por causas por las que todavía hay algo que hacer.

No quiero que penséis que estoy de acuerdo con la gestión del Partido Popular. Pero no negaréis que una de las premisas que hemos mantenido siempre ha sido la de ahorrar en gastos innecesarios, o menos necesarios, para poder incentivar otros sectores más importantes o con más peso en la sociedad. Mantener abierta RTVV a esos altísimos costes, pues la deuda asumida por el Consell ascendía a 1000 millones de euros, es un proyecto impensable para la situación actual de la Comunitat. Es por ello que en materia económica creo que la decisión de cerrar este medio es bastante sensata. No obstante sé perfectamente dónde irán a parar los euros que se ahorre Alberto Fabra en el mantenimiento de una cadena improductiva: a los bolsillos de todos y cada uno de los miembros de la cúpula popular.

Dicho todo esto vuelvo a remarcar exactamente lo que siento: pena, pues a pesar de todo es un medio con historia que ha vertebrado (mejor o peor, esa es otra cuestión) a la Comunitat Valeciana; indignación, pues muchas de las personas que criticaban RTVV y no luchaban en el momento de luchar sabiendo que esta decisión iba a ser tomada tarde o temprano ahora se muestran fans de este medio (fans de póster revolucionadas y totalmente decepcionadas al ver ante sus ojos un toro cuyas astas se apreciaban a miles de kilómetros); y un rayo de esperanza, pues confío en que el cambio de color del Govern Valencià tenga lugar dentro de muy poco, y sea consciente de qué es lo que tiene la Comunitat, de qué es lo que puede permitirse con los recursos que posee, y de cuándo será rentable y apropiado dar a los valencianos lo que se merecen: un medio de comunicación de verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s