Esperando a que el medio sobreviva

Andrea López Zanón.- El otro día estaba en el autobús a esas horas en las que ni las calles están puestas. Todavía era de noche, así que figúrate. El chófer del autobús, o autobusero, como dicen en mi pueblo, estaba escuchando la radio cuando entré y pagué con respeto mis casi dos euros de billete. Pero esa es otra historia.

Sin pensar en ello me senté sobre uno de estos asientos acabados en cómodo plástico duro y me centré en la tertulia radiofónica.

Hablaban sobre temas de actualidad y opinaban sobre ellos. Una de esas tertulias que intercala información, opinión, risas y algunas canciones esporádicas. No estaba mal.

De todas las noticias me quedé petrificada con una en especial: “La Tierra dejará de ser habitable dentro de 1.750 millones de años”.

Qué quieres que te diga, parece mucho tiempo, pero teniendo en cuenta que nosotros copamos una minúscula estela en la historia de más de 4.500 millones de años del planeta azul, me parece tan solo un suspiro. Pero un suspiro helado.

En ese momento unas voces me sacaron de mis pensamientos: un matrimonio que estaba sentado al final del autobús comentaba la tertulia.

Yo esperaba escuchar alguna reacción sobre el hecho de que nosotros mismos nos estamos cargando el planeta, pero solo escuché comentarios relacionados con el estado de ánimo de Ronaldo y con la tecnología inaccesible para el resto de mortales que habían utilizado para perforar al rey. Perdonad: Rey.

Me sentí ofendida. Y me dio que pensar. A lo mejor era yo la exagerada…

No, de ninguna manera. El hecho de que la Tierra se irá aproximando al Sol hasta entrar en la “zona caliente” de la Galaxia evaporando de ese modo ríos y océanos, lo que más necesitamos para poder sobrevivir, es cuanto menos preocupante.

Pero eso no le interesa a nadie. Hemos construido una sociedad banal por naturaleza, acostumbrada a las malas noticias, malas de calidad y malas de alma, de esas que hablan de asesinatos, de crisis, de guerras, y lo único que hacemos es teorizar sobre nosotros mismos.

Que si el ser humano esto, que si el ser humano lo otro… Pero todo esto sentado delante de la pantalla de nuestro ordenador o encarado hacia la caja tonta.

Sinceramente hay poco que hacer ante la pasividad del hombre. Mientras todas las especies animales y vivas se adaptan a su entorno para poder sobrevivir, nosotros adaptamos el medio a nuestras necesidades y caprichos y esperamos que él sobreviva.

Pero se nos va a cerrar el grifo. Esta vez de verdad. ¿Y sabéis en lo que estaremos pensando?

En lo deprimido que está Ronaldo por su derrota ante cualquier equipo millonario y en qué ponernos para salir esa noche. Aunque dentro de unos años ni saldremos por la noche ni podremos elegir lo que nos ponemos, porque ni siquiera tendremos un entorno en el que hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s