La esperanza de mi último suspiro

Quisiera tener varias sonrisas de recambio. Pero ya no me quedan. Estoy cansada de la rutina: siempre espero sentada en mi lado del sofá a que vuelvas de comprar el pan. Pero se me duermen las piernas antes de que eso ocurra.

Por las noches pongo tu vaso de agua fría sobre la mesita y te acomodo el cojín. Vuelvo a esperar mientras miro la puerta, pero en esas ocasiones soy yo la que termina durmiéndose. Ahora me siento sorprendida, nunca pensé que pudiera reflexionar de forma tan clara debajo del agua. Pero sigo esperándote. Así que llámame cuando llegues; siento que volveré a quedarme dormida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s