“¿Mejor mañana?”

Andrea L. Zanón.- Lo que empezó para ella como un sueño de joven de 23 años en el talent show de televisión española, Operación Triunfo, ha desembocado después de 10 años y cuatro trabajos discográficos en un particular sonido rock pop, con mucha caña y poco comercialismo.

Vega en su último trabajo, La cuenta atrás. Fuente: 20minutos

Vega (Mercedes Mígel) nos sorprende en su último trabajo, La cuenta atrás, con once canciones llenas de nuevos matices descubiertos en su estilo. La joven que huyó de las discográficas tras su paso por el programa de talentos poco tiene que envidiar a sonidos más populares como el de La Oreja de Van Gogh, Amaral, o incluso El canto del loco. Pues con el paso el tiempo, y a pesar de no ser uno de los primeros platos que sirven los grandes medios de comunicación de la industria de la música, ha aprendido a construir un estilo marcado y propio donde la guitarra eléctrica cobra un importante protagonismo, de la mano del sonido del piano y el ritmo de la batería.

Su trayectoria discográfica ha ido evolucionando a la vez que han aumentado sus seguidores. Irrumpió en el panorama musical con su primer trabajo: India (2003), con el que obtuvo dos premios EñE por delante de Malú, Antonio Orozco y La Oreja de Van Gogh. En 2006 abandonó Vale Music y creó su propia editorial: Vega’s Home Music, con la que sacó su segundo disco, Circular, nominado a “Mejor álbum del año” y “Mejor canción del año”. Tres años más tarde, en 2009, volvió a los escenarios con Metamorfosis, calificado por los críticos como su mejor trabajo. Compuesto en su totalidad por ella misma, este disco tuvo muy buena aceptación comercial y, además, la llevó de gira por toda España, también por Kyoto, Tokyo y Manila, donde todavía se escuchan ecos de uno de los famosos singles, Mejor mañana. Tras dos años de éxito, volvió, en 2011, con su último LP, La cuenta atrás, nominado a los Gramy Latinos 2012.

Quizá por su creciente éxito y por una profesionalidad y talento cada vez más maduros, Vega y La cuenta atrás todavía siguen rodando por casi todas las capitales españolas. El pasado 26 de octubre visitó la Sala Matisse en Valencia y, para la sorpresa de muchos de los que asistieron, el recinto terminó abarrotado por los fans de la artista.

En la sesión de fotos promocional de la nueva gira. Fuente: paperblog.com

El concierto duró más de una hora y media y, para ser francos, no comenzó de la mejor manera. Mercedes, guitarra en mano, salió al escenario con una mirada tímida y unos movimientos entrecortados que no pudo disimular. La expresión de: “los nervios siempre traicionan” se hacía más que patente en su actitud. Pero nada que no solventara una vez entradas cinco o seis canciones. Pues tras un par de cervezas que la misma cantante se bebió entre descanso y descanso y varias interacciones con su público, la velada transcurrió con cierta naturalidad.

Sonaron más de 15 canciones a las que la banda daba forma al compás de la voz de Vega. La verdad es que el público se entregaba cada vez más a una artista que, lejos de lo que pudiera parecerles, sacaba una gran potencia en cada nota que afinaba. Muchos quedaron sorprendidos por el temple de su voz y la fuerza de su diafragma. Junto con la batería, el bajo, la guitarra eléctrica y el piano lograron conformar una armoniosa atmósfera.

A pesar de todo, los fallos del directo aparecieron en varias ocasiones: problemas con el sonido, problemas con algún rebelde fumador en primera fila, problemas con la escasa altura del escenario… y no pasaron desapercibidos ante los ojos de Mercedes, que a pesar de dar un sobresaliente a nivel musical, sacaba un suficiente apurado en expresión corporal y simpatía ante su público, al que no dedicó demasiadas palabras.

Con todo, La cuenta atrás de la mano de esta gran artista alegraron la noche a más de un seguidor, a los que atendió personalmente tras el concierto para hacerse fotos y firmar algunos discos. No obstante, la tensión por los errores del directo, la vitalidad limitada de Mercedes, y la escasez del diálogo, llevaron a más de uno a preguntarle aquello de:

“¿Mejor mañana?”

 

A continuación, la respuesta de la artista a este reportaje a través de las redes sociales:

http://www.twitlonger.com/show/kc50vv

@Andrea_L_Zanon gracias Andrea 😉 me gustó mucho tu crónica. Entiendo lo que dices, pero me encantaría que vinieras a un concierto “normal” donde todos los que trabajan hacen su trabajo. Para nosotros es difícil tocar sin un técnico de sonido, sobre todo por el público q paga por vernos, merecen lo mejor y no que éste esté tomando copas y a otra cosa. No soy de callarme y disimular… Cuando pago x unos servicios me gusta que me los den, sobre todo sí eso afecta a mi público. Imagina escribir esta crónica con alguien metiéndote el dedo en el ojo o dándote manotazos en la mano mientras escribes… Insoportable no? Por eso estoy de acuerdo contigo en casi todo salvo en una cosa, creo que alguien que atiende al público a lo largo de dos horas con una sonrisa en la cara uno por uno esta lejos de ser antipático con su público. Más apático es quedarse en el camerino no? Gracias por la molestia de escribir sobre la que quizás no fue mi noche más brillante, espero 😉 q la próxima experiencia sea mucho mejor. Un abrazo linda!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s